antes-y-despues-de-un-recibidor

 

Para transformar el recibidor, lo primero que quería era quitar el color salmón que lo volvía tan oscuro por un color que diera más luz.

Utilicé un tono amarillo claro de la marca “IberColor” de Ibersa.

comprar-pintura-online

 

Como es una pintura que cubre muy bien y agarra en cualquier superficie, solamente tuve que dar una capa para que las paredes quedaran totalmente uniformes. Incluso pinté una caja del mismo tono para tapar las cajas de la luz, que le daban a la pared un aspecto un poco decadente (en el post como tapar las cajas de la luz os lo explico paso a paso).

tapar-las-cajas-de-la-luz

 

El mueble que había antes no me gustaba nada, así que lo renové dándole un toque oriental, ya que era la idea que tenía para decorar el recibidor (En el post Renovar un mueble viejo dándole un toque oriental podéis ver el paso a paso).

restauracion-de-un-mueble-con-estilo-oriental

 

También cambié la lámpara. Quité la anticuada lámpara de cristales por una de papel que, además de aportar un toque oriental, proyectaba una luz más uniforme.

 

cambiar-una-lampara

 

Forré con vinilo blanco adhesivo un espejo grande de madera que tenía en el comedor, para ponerlo encima del mueble y darle al recibidor una mayor sensación de amplitud.

 

forrar-espejo-con-vinilo

 

Y el paragüero, que antes era de color verde, con vinilo negro:

IMG_20160228_205650

 

Por último, añadí otros elementos decorativos, como una balda con velas, jaula de madera con pájaros de corcho (que ya tenía en mi casa anterior), una orquídea, varios cuadros con motivos zen, etc.

Y al final, el resultado fue este:

recibidor-estilo-oriental

decorar-un-recibidor-estilo-oriental

decorar-un-recibidor-con-un-toque-oriental-1

jaula-con-pajaros-de-mentira

recibidor-estilo-oriental-3

decorar-un-recibidor-con-un-toque-oriental-2

 

Quedó “un pelín” mejor que el antes, ¿no?

antes-y-despues-de-un-recibidor